Comentarios

lunes 05 de marzo de 2007: Vivir en libertad

Una persona libre es aquella que decide, por si misma, qué es lo que quiere hacer, cómo lo quiere hacer y con quién lo quiere hacer dentro de unas normas sociales que determinan la convivencia de los seres humanos en esta tierra.
Estas decisiones conllevan aciertos, disfrutes, equivocaciones, disgustos,… tanto para la persona que decide, como las personas que le rodean. Pero esta es la escuela de la vida, de la convivencia y del crecimiento como persona. El equivocarse y rectificar es de sabios (por lo menos es lo que dice el dicho) y yo añadiría, también es vivir, es sentirse vivo y parte de una comunidad, la comunidad de las personas.


Incluso la vida en pareja es un compartir. Un caminar al lado, no uno delante marcando el camino, y otro detrás siguiendo el sendero, ya que en este estilo de vida difícilmente puedes ver el brillo de los ojos de la persona que comparte contigo, difícilmente puedes oír lo que te susurra al oído, difícilmente puedes ver si tropieza y necesita de ti, difícilmente experimentas la alegría y satisfacción de vivir todo por dos.

Y, aunque es cierto, y nadie cuestiona que la dependencia es vital para sobrevivir, también sabemos que esto es temporal y cíclico, no permanente. Pronto, llegada a una determinada edad (o al menos es una de nuestras metas primeras), abandonamos el nido familiar y anhelamos volar por cuanta propia. Es un mensaje que desde pequeños estamos recibiendo desde los distintos ambientes: familiar, colegio, entorno, etc. y al cual pretendemos alcanzar. Para volver al ocaso de nuestra vida a necesitar de la ayuda y dependencia del otro. Pero entre tanto hemos tenido unos años para vivirlos plenamente, cada uno desde su libertad.

Lo triste es, cuando permanecemos toda la vida como grupo de personas dependientes, que son las que se pierden muchas oportunidades en esta vida, ya que dependen de otro ser, cosa o situación para actuar. La actitud, espontaneidad, creencias, formación y forma de ver la vida y vivirla, de la persona que marca la pauta, va a ser fundamental, influyente y decisiva en la persona dependiente.

Esto es un empobrecimiento personal tremendo. Pero la libertad, el vivir como ser libre, tiene sus riesgos para disfrutar de sus recompensas.

Viviendo solas

Y, partiendo de estas reflexiones personales, ¿en qué ambiente, situación o creencia estamos educando a las personas con Síndrome de Down u otra discapacidad intelectual?. ¿Las preparamos para ser libres?, ¿les permitimos que opinen, actúen, vivan y se desenvuelvan como quieren? ¿las dotamos de las armas necesarias para enfrentarse a la vida?. Aunque sea un minuto más tarde, más lento, a un nivel más bajo… sea como sea, ¿les permitimos que sean ellos y ellas las que hablen, opinen, se equivoquen, sufran, gocen… en una palabra VIVAN, como lo quieran hacer?, ¿o seguimos familia, entorno, asociación, colegio, sociedad en general, dándole lo que cada uno cree conveniente, marcándoles el camino y sintiéndonos satisfechos porque reciben lo apropiado?

Creo que en el fondo, a todos (familia, profesionales que trabajamos por y para ellos, políticos que aprueban las leyes, sociedad que los “acoge” al nacer…) nos falta creer en ellos y ellas desde dentro, desde el corazón, porque a nivel cognitivo, reflexión e investigación (muchas de laboratorio, en entornos creados para la ocasión) estamos bastante puestos y dominamos bastante teoría. Lo difícil es transformar esa teoría en convencimiento interno y actuar en consecuencia. Es una metamorfosis difícil de acometer, pero necesaria para dejarlos vivir en libertad, como a todos nos gusta vivir.

ENRIQUETA MARTÍN GRANADOS
Dtra. Centro Ocupacional Down Almería


Enviado por: enriqueta

Comentarios

Sí, nos falta creer en ellos..... y desde el corazón.... y desde la razón... y desde todo nuestro ser, nos falta creer en ellos. Y es un problema de difícil solución, sólo cabe el empeño de cada cual, el dejarte asesorar y escuchar otras opiniones, y también preguntarte constantemente "Mis otros hijos qué hacen, esperan que yo les diga qué tienen que vestir, qué tienen que comer, qué película ver, cuándo ducharse, cuándo salir con sus amigos, cómo arreglarse el pelo..???? o lo hacen sin más?" Unos viven su vida porque no se dejan influir, y otros que no tienen el recurso de decir NO, viven una vida ajena, NUNCA LA QUE ELLOS QUIEREN.
martes 20 de marzo de 2007 12:05:42
gracias enriqueta por tu constante defensa de la autodeterminación de las personas con discapacidad intelectual que no dejas de CONTAGIARNOS a todos los profesionales (fuera y dentro de tu trabajo) que por una u otra razón tenemos contacto con asalsido

No es lo que dices si no lo que crees

"nosotros mismos tenemos que ser el cambio que queremos ver en el mundo"
lunes 07 de mayo de 2007 20:41:07
super bien por que todos tenemos derecho a vivir
jueves 16 de abril de 2009 01:15:28
Great article, again. These informations are especially useful ...
miércoles 01 de julio de 2009 09:32:13
esta bien por que no solo por que ten gan sindrome de down son diferentes
viernes 09 de abril de 2010 04:58:17

Comentar la noticia

Esta entrada ha sido cerrada, no es posible introducir nuevos comentarios o votar