C/ José Morales Abad, 10 - 04007 - Almería

De las 20 personas que han conseguido un puesto de trabajo, 12 de ellas tienen síndrome de Down y 8 discapacidad intelectual.

La Asociación Almeriense para el Síndrome de Down, Asalsido ha conseguido en 2023 la inserción laboral de 20 usuarios de la entidad sin ánimo de lucro a través del programa ‘Nuevos Proyectos Territoriales para el Reequilibrio y la Equidad: Colectivos Vulnerables’, financiado por el Servicio Andaluz de Empleo y por la Unión Europea-NextGenerationEU, en el marco del Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España.

Para su inserción laboral en empresas de la provincia de Almería se han llevado a cabo desde Asalsido distintas acciones “dirigidas a mejorar la empleabilidad de personas con discapacidad intelectual. En total hemos atendido a 32 personas, de las cuales 20 han sido insertadas en el mercado laboral en empresas de muy diversos sectores”, afirma Lola Rodríguez, directora de Asalsido.

Acciones que daban inicio con un diagnóstico de empleabilidad de los participantes, para posteriormente trazar un itinerario laboral individualizado, en el que además se han incluido acciones formativas “once en total, según sus necesidades donde se ha trabajado tanto aspectos personales como sociales y laborales”, afirma Patricia Gilabert, preparadora laboral de Asalsido. 

De las 20 personas que han conseguido un empleo, 12 de ellas tienen síndrome de Down y 8 discapacidad intelectual. En esta línea, cabe destacar que se trata de un colectivo “altamente vulnerable, con más de un 65% de minusvalía”, apostilla Rodríguez. Asimismo, matiza que: “aunque estamos muy satisfechos con el resultado obtenido a través de este programa, sí es cierto que contábamos con cierta desventaja frente a otros colectivos vulnerables ya que las personas con discapacidad intelectual y con síndrome de Down, debido a su sobrecarga genética, se cansan con mayor facilidad que el resto de la población por lo que debíamos conseguir contratos de media jornada, lo que ha hecho que hayamos contado con menos tiempo para conseguir empresas demandantes de empleo que se ajustaran a este perfil laboral”.

En cuanto a las empresas en las que estas 20 personas han sido insertadas son:

 

  • Centro Especial de Empleo Down Almería, con 8 personas empleadas.
  • Analityca Alimentaria, 1 persona
  • FAAM, 2 personas
  • Carrefour, 1 en Almería y 1 en Roquetas de Mar
  • Ayuntamiento de Huércal de Almería, 1 persona
  • CLECE, 1 persona
  • Cafetería Óscar, 1 persona
  • Gastrobar Abordaje, 1 persona
  • La clase chica, 1 persona
  • Repsol, 1 persona
  • Consum, 1 persona

 

Cabe destacar que una vez finalizado el programa ‘Colectivos Vulnerables’ “el cien por cien de las personas insertadas continúa trabajando, aunque en algunos casos en empresas diferentes a las que comenzaron”, apostilla Rodríguez.

Para Asalsido-Down Almería “es muy importante no solo la inserción laboral sino mantener el empleo; dado que se trata de un colectivo con especial dificultad para adaptarse a un nuevo entorno, aprender tareas nuevas, relacionarse con los compañeros de trabajo de forma correcta, entre otros aspectos, por ello desde nuestra entidad trabajamos el ‘Empleo con Apoyo’, que incluye desde el acompañamiento al puesto de trabajo, análisis y adaptación de tareas, hasta la visita in situ a la empresa por parte de nuestros preparadores laborales , e incluso un taller de empleo que permite asegurar el mantenimiento del puesto así como realizar un seguimiento de su inserción”, enfatiza la presidenta de Asalsido, Isabel Parras.

 

Lo que se ve se conoce, lo que no se ve no existe

Por último, desde la entidad sin ánimo de lucro añaden que a día de hoy, y gracias a su Programa de Empleo denominado Altajo, son 44 los usuarios con síndrome de Down y discapacidad intelectual insertados en el mercado laboral de la provincia y que mantienen su puesto de trabajo lo que supone “visibilizar y normalizar que las personas con discapacidad son productivas y pueden desempeñar un puesto de trabajo, además, permite a las empresas romper mitos y barreras, pero lo más importante es que permite a estos trabajadores mejorar su calidad de vida y la de sus familias; dado que el trabajo es la mejor herramienta para conseguir una vida autónoma e independiente”.